Acabo de ver en la televisión un anuncio de un cubo de Rubik.

La gracia de este cubo que he visto anunciado no es que tenga más filas y columnas de lo habitual, ni que las pegatinas formen las caras de los teletubbies al ordenarse, ni nada parecido. Es un cubo estandar, de 3×3 cuadrados, con los colores habituales… lo normal.

Lo que me ha sorprendido es que algo tan simple (relativamente) ahora se venda con un tutorial para resolverlo.

Un tutorial para un juego que se supone que debe ejercitar el razonamiento lógico. Un tutorial que te explica como resolver el cubo de Rubick. A mí me parece una soberana tontería. La gracia del cubo de Rubik es pensar, por uno mismo, como resolverlo, hasta romperse los cuernos si hace falta.

Seguramente lo que se pretende es que todos aquellos niños (y no tan niños) un poco zoquetes sean capaces de resolver ese puzzle, y no se sientan frustrados si no se resuelve por arte de magia. Hay que explicarselo, antes de que tengan que pararse unos minutos, o unas horas, o el resto de su vida, en pensar como resolverlo.

Porque claro, el zoquete de turno no debe sentirse fustrado, y como otros ya le dan el trabajo echo, cualquier producto que le pida un esfuerzo perderá puntos, porque al zoquete no le gusta eso de tener que esfrozarse. Hay que acabar con el esfuerzo.

No sé si me hace gracia o me da pena… comprobar la alergia que da el esfuerzo, que para cualquier cosa que hasta ahora lo requería, al día siguiente aparece un tutorial que te da la solución masticadita, no se vaya a cansar nadie.

Así estan las cosas: dentro de poco sacaran un tutorial para sonarse los mocos.

600px-Rubiks_cube_by_keqs

Anuncios