El bento (弁当) es a Japón lo que la tartera del almuerzo a la España cañí.

Consiste en meter pitanza (la filosofía “bentoista” dice que han de ser cositas sanas… pero eso va por gustos) variada en un tupper de una o varias alturas, y si tienes tiempo y ganas, ponerlo todo decorado, bonito y apetecible.
Hay gente que hace autenticas obras de arte. Yo personalmente suelo hacer algo más de andar por casa pero igual de delicioso.

Grandes delicias culinarias como las “Espinacas al camembert pispas”, los “garbanzos indostanís”, o la “Reducción (de tamaño) de hamburguesa” son cosas que suelo inculir en mis menus. Lo importante es que no sean cosas que de asco luego comérselas frias, porque la idea del Bento es abrir y comer, sin necesidad de recalentar.

Para las “Espinacas al camembert pispás”, cocer las espinacas un ratito en agua hiviendo y sal, partir un trozo de camembert en cachitos, escurrir bien las espinacas, y mezclar con el queso. El queso de funde al calorcito de la espinaca y queda todo delicioso. En un pispás.

Los “garbanzos indostanís” también tienen las letras muy gordas. Hacen falta garbanzos cocidos de los que vienen en tarro de cristal, curri, una cebolla pequeñita, y tomillo. Se dora la cebolla un rato en un chorrete de aceite, se añaden los grabanzos sin el caldillo que trae el tarro (a mí me gusta lavarlos y escurrirlos antes, hay gente que no… para gustos, colores), curri como si no hubiera un mañana, es decir, en cantidades industriales, y tomillo, a gusto del consumidor. Salteados los garbanzos, que estarán amarillitos de curri, se sacan a un plato, se aplastan con un tenedor y un chorrete de aceite más, y listos para comer, tanto calentitos como del tiempo.

Y lo de la “Reducción (de tamaño) de hamburguesa”… bueno, más sencillo imposible: compras albóndigas en el super de la esquina, llegas a casas, las miras con odio, y con la palma de la mano abierta, sobre la tabla de cocina, las aplastas con saña hasta que sean pequeñas hamburguesas. Se hacen a la plancha con un chorrete de aceite y sal, hierbas al gusto, y deliciosas.

Pero en el Bento cabe eso y más. Ensalada de tomates cherry y cebollitas. Salchichas frankfurt cocidas o fritas. Arroz blanco o con tomate. Caballa de lata. Tortilla española, francesa o de las naciones unidas si hace falta…

En cuanto a la disposición de las viandas dentro del recipiente, en mi caso, la comida consistente va en la parte de abajo, y en la de arriba, el zumo, el tenedorcito, y los sobrecitos de mayonesa, ketchup, o lo que sea, si fuera menester.

Para ubicar la comida nada mejor que un Bento con separadores incorporados (existen, los he visto). Sin embargo, en el mío, que no tiene, hay que usar otras cosas, como moldes de silicona para magdalenas, para cosas sólidas y que no suelten mucho juguillo, como las hamburguesas, las salchichas, el arroz… Y minituppers para las cosas con más pringue.

En esta página [http://justbento.com/ ] que para mí es la biblia del Bento, hay muchísimas más ideas, recetas, menús ya elaborados, calendarios para no repetir plato y organizar la compra… ¡Dan ganas de no volver a comer en casa!

Hale, a disfurtarlo.

Anuncios